"Creo que toda la vida estuve pensando en estas escenas": Juliana y su viaje como actriz en "Mar adentro"
Santiago Díaz Benavides
Santiago Díaz Benavides
-Redactor
Lector adicto, miope curioso y cinéfilo. Una vez tuve una columna de cine que nadie leyó. Todos dicen que me parezco a El Profesor.

La talentosa artista colombiana, reconocida por su trayectoria en la actuación y su éxito en la música, nos sorprende ahora con una nueva faceta: la escritura.

Penguin Random House

A Juliana la hemos visto muchas veces a lo largo de los años haciendo tantas cosas... Da la impresión de que es de esas personas que todo lo que se propone hacer, lo hace bien. La recuerdo pequeñita en 'Club 10', de Caracol Televisión. No creo que haya habido otra persona que me acompañara más en mis mañanas de fin de semana como lo hizo ella, con su particular sonrisa. Después, como todos nosotros, fue creciendo y cambiando de orillas. La actuación, desde luego, fue su lugar seguro, pero por lo bajo ya venía coqueteando con otros oficios.

La carrera musical se le presentó como la confirmación de su pundonor. De seguro pensó, "ahora que soy actriz, también puedo ser cantante". Y le salió bien. Con menos de 25 años consiguió su primer Grammy Latino, en la categoría de Mejor Nuevo Artista.

Oscar Fonseca

Compositora, cantante y actriz, con proyectos en la pantalla chica y también en la grande, ha sabido formar parte de producciones como 'Historia de un crimen: Colmenares' y 'Siempre fui yo', de Netflix y Disney, respectivamente. En muy poco tiempo, ha conseguido un currículo envidiable, y no conforme con eso, ahora Juliana se atreve a escribir libros.

A raíz de la salida de su álbum "Mar adentro", que le ha merecido la atención de la audiencia y la crítica internacional, la artista emprendió dos proyectos adjuntos, un documental y una novela. De título homónimo, en sus páginas, que se leen todas de un tirón, nos presenta la historia de Mar, una joven fotógrafa que, tras enfrentar episodios de ansiedad y depresión, decide emprender un viaje junto a su padre de regreso a la isla donde pasó gran parte de su infancia. En este lugar, Mar encuentra mucho más que recuerdos: conoce a Joaquín, un pescador con quien vivirá una intensa historia de amor que cambiará su vida para siempre.

Oscar Fonseca

"Mar adentro" es, en palabras de la autora, un homenaje a la música, al proceso de sanar heridas del pasado y al archipiélago de San Andrés y Providencia. Al mismo tiempo, es un viaje a lo más hondo del alma humana, tan diversa como compleja. Cada capítulo del libro está acompañado por una canción que complementa y enriquece la historia, transportándonos aún más al universo de Mar y Joaquín.

Más allá de ser una historia de amor y redención, "Mar adentro" nos ofrece una mirada sobre la naturaleza humana y la capacidad de superación. A través de los ojos de Mar y Joaquín, exploramos temas universales como la fragilidad, la valentía y la búsqueda de la felicidad en medio de la adversidad.

Penguin Random House

Con su primer libro, Juliana nos demuestra su versatilidad y su talento innato para contar historias que llegan al corazón del lector. Y es que "Mar adentro" te desgarra, a la vez que te abraza, mientras te sumerge en las profundidades del mar de los siete colores junto a Mar y Joaquín, y descubres que, al final del viaje, lo más importante no es el destino, sino el camino y las personas que encontramos en él. La novela es eso, un salvavidas, una invitación a sumergirnos en nuestras propias aguas internas, explorando los colores y las emociones que nos hacen únicos.

— ¿Cómo te has sentido con la recepción del libro? Está recién salidito, pero me imagino que ya tienes comentarios de gente, impresiones. ¿Qué tal ha estado eso?

— La recepción ha sido demasiado especial. Yo, la verdad, creo que estaba tan ocupada en el ejercicio de hacer un libro que nunca imaginé que iba a hacerlo. Pues claro, estaba muy pendiente de los detalles, de revisar las últimas versiones, de la impresión, de que la música coincidiera tanto, que nunca tuve tiempo de pensar mucho en cómo lo tomaría la gente. Creo que, inconscientemente, nunca me quise hacer ninguna expectativa, porque repito, jamás en la vida me imaginé que yo iba a estar escribiendo un libro a esta edad y mucho menos una historia ficcionada. Pero la recepción ha sido muy especial. Siento que la historia está llegando de una forma mucho más masiva de la que yo esperaba, pero también muy directa a la gente que yo quería llegar. Y esas son las personas que dicen, necesitaba leer este libro en mi vida y no porque me encantó la historia, no, es como que necesitaba transitar por estas emociones, necesitaba entender estos espacios que habita el personaje principal, mentales, sentimentales, psicológicos, y eso me pone muy feliz.

Oscar Fonseca

— Bueno, de alguna manera, tu salto de la actuación a la música era algo que uno podía intuir, pero de la música a la literatura es algo que yo creo que tan solo las personas que te conocen muy bien, de repente, sentían que podía darse, ¿verdad? ¿Tú cómo te sientes? Es decir, ¿te asumes en el rol de la autora de este libro? ¿Cómo es eso?

— Yo creo que casi que ni yo me veía en ese salto. Empezando porque respeto demasiado a las personas que se dedican a este oficio y creo que es un oficio que merece demasiado tiempo, preparación, cultura general, una cantidad de aristas. Cuando llegó esta oportunidad, yo decidí tomarla simplemente porque dije, sé que tengo una historia que puedo contar, pero me están dando el permiso de contarla a través de la música también, que es lo que yo realmente digo y creo que sé hacer. Sin embargo, después de un año entero de estar sentada detrás de ese computador sola, encarando este reto, con muchas personas que me ayudaron y que me apoyaron, con mi editora Laura Gómez, con mi manager y mano derecha Juancho Muñoz, pero completamente sola en el momento de teclear y de crear esta historia, sí, me reconozco como la autora de este libro, además porque en ese afán de querer poderlo poner un poquito más cercano a mí, al haber hecho esta música, entregué un libro y un álbum al mismo tiempo, o sea, yo me eché la soga al cuello, ¿no?

Pero lo disfruté mucho y sí, lo digo con todo el orgullo de la palabra, soy autora de esta obra y de esta historia y pasé mil noches pensando en cada detalle, pero hoy también lo suelto y permito que se convierta en lo que sea que tenga que significar para cada persona que lo tenga en sus manos, por ende después en su corazón.

"Mar adentro", de Juliana

— ¿Qué generó para ti meterte en la piel de estos personajes? Más allá de que la historia está alimentada también en vivencias tuyas, en experiencias tuyas, pero es una novela, es ficción. ¿Cómo fue caracterizarlos? ¿Cómo fue darles una voz? ¿Cómo fue pensarte la manera en que de repente reaccionaban ante una emoción? Porque es todo un reto, es concebir a alguien.

— Creo que ahí es donde sale la Juliana, actriz de tantos años, como tomando esas herramientas que tenemos nosotros los actores para poder crear estos seres, que si bien no los creamos de tinta y papel porque nos los entregan ya con un perfil, una preexistencia, uno tiene que crear todo eso que no está en el papel, pero que se ve y que se siente, que se percibe. En este caso fue delicioso porque uno como actor a veces está muy limitado a tener que ser el personaje que le entregan, a enriquecerlo como de lugar, a defender su verdad, a no juzgarlo, a abrazarlo, pero a seguir ese camino que ya está. Aquí yo tenía la libertad de poder crear cualquier personaje como yo quisiera y la verdad yo me sentí muy bien. Creo que fue una parte favorita de la historia y fue lo que más se me facilitó de la escritura del libro, la creación de los personajes, porque llevo muchos años creando personajes para interpretarlos.

Recuerdo mucho, me recuerdo mucho a mí, encontrarme en el reflejo de la ventana de mi estudio donde trabajo diciendo los textos en voz alta y diciendo no, este man es paisa, esto hay que cambiarlo y claro como interpretándolos y fue maravilloso, creo que ahí salieron todos esos skills de esta carrera tan bella que también llevo en mi espalda y en mi corazón que es la actuación. Fue maravilloso también haber hecho este trabajo investigativo. Yo conozco muy bien la isla porque crecí allá, pasé muchos años de mi vida en San Andrés en la infancia. Mi mamá, en un momento de la vida dijo que quería vivir cerca del mar y nos fuimos a estar unas temporadas muy largas en San Andrés y yo creo que he ido más de unas 20 veces a San Andrés en mi vida. Pero este trabajo investigativo que hice el año pasado en este viaje, que está documentado en mi canal de YouTube, ir a pescar, a entrevistar a los pescadores, pero también a intentar replicar el ritual para entenderlo y a inspirarme para hacer la música, también me dejó como una sensación y una apertura a los estímulos. Los personajes, después, un poquito iban hablando solos y esas vivencias, ese material de archivo, pero también esos personajes que conocí en este viaje están bastante representados en este libro y en cada uno de los diálogos y acontecimientos.

"Mar adentro", de Juliana

— Justamente una de las cosas que más me sorprendió mientras leía es esa capacidad que tuviste para condensar en las palabras toda esa magia del pescador, de la figura del pescador, porque siento que es un oficio ancestral que implica unas maneras específicas de comprender el mar, de comprender las señales y de entender también a los peces, sus caprichos, su forma de moverse. ¿Cómo fue interactuar con estas personas, su día a día, y de repente también sentirte permeada por esa magia de ellos?

— Fue un ejercicio de mucha escucha y de mucha observación. En los primeros momentos de la conversación había una barrera demasiado marcada entre ellos y nosotros, pero fue muy increíble cuando a lo largo del día se fue rompiendo ese hielo y se fue rompiendo esa barrera y yo pude hablar ya con el amigo pescador que me decía esto a veces es una mamera, pero nos toca, o que me decía no, lo que nos pagaban el año pasado comparado a lo que nos pagan ahora. Y claro, como empezar a entender todo esto, yo los veía en su en su actuar y en su ancestralidad de la pesca, además de línea, que es pez a pez, que están en contra de la dinamita, de la atarraya, porque eso lo que hace es que destruye los ecosistemas y ellos son amantes del mar. Y es un acto, de verdad, de mucho respeto, de tomar una vida para salvar la de ellos. Y lo hacen desde el lugar más honorable del mundo. Yo los veía cuando estábamos en la lancha, hablando de las anécdotas miles, porque además tienen un sentido del humor increíble y una paciencia y una calma asombrosa, y de repente uno de los peces picaba el anzuelo y la mirada se transformaba.

Parecía la mirada de un cazador o de un depredador. Y esas pequeñas cosas que están plasmadas en el libro son las que yo describo como un acto heroico. Yo veía a estos pescadores y decía, son como superhéroes, tienen superpoderes. ¿Cómo es posible que en una extensidad de mar tan impresionante sean capaces de asomarse y decir, no, estamos a más de cinco minutos? Yo decía, es imposible no estar utilizando ninguna brújula, ninguna boya, ninguna nada, pero creo que es lo que se logra cuando el ejecutor de su oficio pasa el suficiente tiempo ejerciéndolo y allí hay mucha sabiduría. Yo creo que hoy en día veo la pesca desde un lugar con mucho respeto y los concibo a ellos como héroes sin capa porque uno a veces tiene esa horrible y horrorosa costumbre de la capital de subestimar tanto todos estos oficios y vaya uno a intentar pasar aunque sea media hora en ese barco, en esa lancha, e intentar pescar aunque sea un pez. Se requiere de mucha inteligencia, de muy buen timing, de mucha astucia, y como lo dice una de las canciones, de mucha paciencia.

Oscar Fonseca

— En el momento en que tú comienzas a concebir la idea de escribir un libro a partir de esto, de repente te alimentaste también de otros libros, de películas, de series, qué sé yo, ¿cuál es esa intertextualidad que entra también a formar parte de la historia?

— Me alimenté de muchas. Uno de mis grandes sueños en la vida siempre ha sido ser directora de cine. Yo alcancé a estudiar dos semestres de dirección de cine y estudié varios talleres de escritura de guion, pero además como actriz he consumido demasiados guiones. Entonces, creo que toda la vida estuve pensando en estas escenas. Este momento lo quiero, este comportamiento de este personaje, esta muletilla, o sea, creo que este libro es el resultado del acopio que Juliana ha hecho durante estos 25 años de vida, de cuando al fin llegara ese momento en el que no le tocara interpretar otras historias de alguien más, sino poder crear la propia.

Entre las influencias vienen películas como 'Avatar', por ejemplo, por todo el amor que sienten ellos por la tierra, por el respeto; o la saga de Suzane Collins, 'Los juegos del hambre', tanto las películas como los libros. Ella fue una de mis escritoras favoritas en mi adolescencia. Cuando salió esa saga, simplemente, me la devoré. Admiraba mucho la forma en la que lograba ser tan descriptiva con las escenas, y a decir verdad, este libro, "Mar adentro" está más escrito como un guion, pensado para una película.

Jojo Moyes también entra ahí; Gabriel García Márquez, que tiene esa particularidad de poder describir los lugares casi que dibujándoselos en la cabeza al lector; Evelio Rosero y, por supuesto, Amalia Andrade, que además de ser una de mis autoras preferidas, es también una amiga muy querida. De ella aprendí que los libros tienen sentido del humor, un carácter y un temperamento. Son casi que un personaje más dentro de la historia.

"Mar adentro", de Juliana

— La novela habla de muchas cosas y le habla a muchas personas, de maneras diferentes. Uno de los ganchos temáticos, de hecho, tiene que ver con la salud mental, específicamente con la ansiedad y la depresión. La novela juega con la idea de cómo una persona a partir de un momento particular de su vida decide soltarlo todo y refugiarse, precisamente, mar adentro. ¿De qué manera los lectores podrían abordar esta historia para llevar a cabo su propia reconstrucción de lo que viven? Si una persona decide que este libro es su salvavidas, ¿cómo aferrarse a él?

— Creo que, como lo digo en el libro, espero que este sea un lugar al que la gente pueda volver en el momento en el que se sienta perdida. Lo que pasa es que uno puede perderse de muchas formas y las soluciones también son tan amplias... porque lo que sirve para muchos no sirve para otros. Lo que me gusta de este libro es que más allá de las decisiones que toma el personaje de Mar, o de los caminos por los que opta, decide hacer algo. El personaje arranca en un punto cero, tal como pasa en el drama realista, en el peor momento en el que puede estar. Yo amo las historias en las que tan solo en las primeras escenas ya puedes entender que esta persona, en realidad, no tiene nada que perder. Aún así hace lo que tenga que hacer para poder salir de ahí. Lo que yo quisiera que la gente que esté atravesando por estas situaciones de ansiedad, de depresión, de sentirse inconformes con lo que son, o en medio de esta ataraxia de no sentir conexión con nada, que es lo que le pasa a Mar, más allá del camino que quieran escoger, lo importante es reconocer que hay que hacer algo. No está mal estar mal. Lo que está mal es quedarse allí y no arreglarlo. Nadie se escapa de la fragilidad, pero la fragilidad no siempre es vulnerabilidad. Creo que ese es el verdadero mensaje que me gustaría dejar con este libro. Puedes viajar a San Andrés y conocer al amor de tu vida, o puedes dejarlo todo, reconocer que un lugar o una persona no te aportan; cambiar de trabajo, o intentar quitarte la vida, y por más que el mundo diga lo que quiera decir, debes hacer lo que sientas que debes hacer con tu vida para estar bien contigo mismo. No es la historia de amor lo principal ni lo protagónico. Por eso este libro se llama "Mar adentro", porque es la perspectiva de Mar y cómo a ella se le presenta la oportunidad de ver la vida desde otros ojos, lo que al final termina salvándola.

facebook Tweet
Noticias relacionadas
Back to Top